Lo que motiva es el reto, no el logro

 

Porque, si no hay reto, no hay motivación. Y si no hay motivación, ¿qué sentido tiene todo?

Son muchos años aprendiendo a ver la vida como un desafío necesario para darle un significado a esto, para poder sentir que para algo estamos aquí. Y que si no hay un elemento que nos motive, que normalmente será fruto de algo que interpretemos como susceptible de ser cambiado, entonces no habrá nada por lo que luchar para cambiar. Y si no hay nada qué cambiar, nada por lo que luchar contra algo para lograr algo, nos entra el pánico porque no tendremos Continúa leyendo…

Anuncios

El mito de la caverna ahora se ve en Full HD

 

Desde que nacemos se nos programa para ver la vida como una carrera a contra reloj, en donde hay que ajustarse al tiempo desde una óptica de aprovechamiento máximo y en la que hay una serie de requirimientos que es menester cumplir antes de marcharnos. De lo contrario, habrá sido una vida perdida, una vida en vano, malgastada. Se no insta a cumplir unos objetivos y a ser posible con resultados brillantes. Continúa leyendo…

Cuando la mente es tu peor compañía

 

Sin duda alguna, la mente es el procesador de información más sofisticado y asombroso que podamos concebir. Hasta tal punto esto es así que, el saber que aún no se sabe prácticamente nada de ella parece que le da más énfasis a esa aseveración.

Desconocemos cuáles son los límites de este potente ordenador biológico, si es que los tiene. Y al respecto también podemos objetar que Continúa leyendo…

A solas con la fe

 

«”Si no lo veo, no lo creo”, me dices de esa forma tan altiva. ¿No te cansas de ser tan descreído? ¿No te pesa generar tanta racionalidad en la cabeza? Crees que yo soy el que hace todo mal, que tengo la culpa de que el hastío por la vida, por tu vida se haya instalado en tu procesador central. Y además crees que yo soy la causa de que hayan desaparecido tus ganas de mejorar esa condición tan Continúa leyendo…