Pensando a la inversa

 

Una vez, alguien al que no se le pone cara, ni nombre, ni creo que esté registrado en los anales de la historia o prehistoria, se le ocurrió pensar. «Se le ocurrió pensar»; esta oración parece que encierra un impulso anterior al acto mismo de pensar… pero voy a volver a donde estaba. El caso es que pensó cómo hacer algo, cómo hacer una cosa. Y parece ser que ello dio unos resultados, desconozco si deseados o no. Lo cierto es Continúa leyendo…

Anuncios

Si lo crees, lo creas (de verdad)

 

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.

Esta cita (o algo similar) la dijo en su día Henry Ford. Y estaba en lo cierto. Si no, para muestra, un botón.

De esto se ha escrito infinidad de veces, de las creencias, de lo que uno cree, de lo que uno piensa, de eso que se piensa mucho y se convierte en un hábito y del hábito consolidado que pasa a ser la creencia. Pero es que Continúa leyendo…

Yo te honro, Tierra

 

En nuestro paso por el planeta, hemos asistido a un periplo evolutivo en el que la mutación no ha dejado de suceder. Hemos pasado por varias estaciones siempre dinámicas; de ser un minúsculo átomo flotando en un medio considerado líquido, a la deriva pero al amparo de una fuerza que todo lo mantiene en orden, a un organismo mayor y sensiblemente más complejo, fruto de las miles de combinaciones que Continúa leyendo…

¿Por qué le conviene al mundo que estés bien?

 

Esta no es una pregunta que lanzo con ánimo de comenzar una campaña publicitaria, ni tampoco se trata de una estrategia de marketing para captar adeptos. La pregunta que titula este post lleva implícita una respuesta que tiene su base en leyes físicas.

Alguna que otra vez he escrito (y perdí la cuenta de las veces que lo he hablado), que aunque los ojos de la cara no sean capaces aún de ver ciertas cosas, no significa que no sean reales. Prueba de ello son las emociones, los sentimientos, los pensamientos… Continúa leyendo…