Un descubrimiento llamado confianza

 

Llevo eones buscando lo que alguien una vez me dijo que sería la llave de la victoria. Un elemento intangible, invisible, escurridizo, fantasmal y, a estas alturas, creo que inexistente.

Al parecer es de la misma esencia que la fuente. Una dosis exacta y precisa de ese éter, por llamarlo de alguna manera, que abre todas las puertas, que produce todos los resultados, que concurre hacia la creación de lo posible y lo imposible. Continúa leyendo…