¿Las mujeres hemos contribuido a desacreditar el principio femenino?

 

Al grano:

¿Nuestra feminidad o, mejor dicho, lo que entendemos como femenino ha ayudado a desvirtuar ese principio?

Lejos de honrar esa vibración o conocimiento, parece que lo que hemos estado haciendo es idolatrar el concepto patriarcal de lo que tiene que ser una mujer. Un individuo refinado, delicado, cándido, sumiso, complaciente, de formas suaves y deliciosas, receptivo el máximo tiempo posible, elegante, bello por fuera, perfecto por dentro… En definitiva, un individuo endiosado y a la vez temido. Pero no empoderado. Continúa leyendo…

Anuncios

Si lo crees, lo creas (de verdad)

 

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.

Esta cita —o algo similar— la dijo en su día Henry Ford. Y estaba en lo cierto. Si no, para muestra, un botón.

De esto se ha escrito infinidad de veces, de las creencias, de lo que uno cree, de lo que uno piensa, de eso que se piensa mucho y se convierte en un hábito y del hábito consolidado que pasa a ser la creencia. Pero es que Continúa leyendo…

Cuando la mente es tu peor compañía

 

Sin duda alguna, la mente es el procesador de información más sofisticado y asombroso que podamos concebir. Hasta tal punto esto es así que, el saber que aún no se sabe prácticamente nada de ella parece que le da más énfasis a esa aseveración.

Desconocemos cuáles son los límites de este potente ordenador biológico, si es que los tiene. Y al respecto también podemos objetar que Continúa leyendo…

La religión que profeso

 

Siempre tuve por costumbre unir las dos manos, no sé si por imposición de un hábito religioso, eclesiástico o como respuesta a un impulso que habita escondido en lo más hondo de mi memoria.

No es sencillo explicar por medio de conceptos y palabras lo que ocurre cuando llevas a cabo ese sencillo mudra. Sin embargo, me puedo aventurar a decir que se inicia todo un despliegue de movimientos a nivel sutil que Continúa leyendo…