“Pasajes y compases”

 

«Rick no podía más que derramar sus lágrimas calladamente mientras la estrechaba entre sus fuertes brazos, llorando por su vida, por sí mismo y por la mujer que en ese instante tenía en su seno.

—Lo siento mucho, Rick.

—Yo también lo siento, Maya.»

 

Anuncios