Un viaje entre la demencia y la cordura

 

Los viajes alrededor del mundo no son nada al lado de los viajes que mi mente me ha inclinado a experimentar. Toda travesía física, de un punto A a un punto B, todo periplo entre varios puntos se queda en meras vueltas dentro de la misma habitación si vamos a medir la intensidad de lo experimentado.

He pasado por tantos estados, y no me refiero a los límites políticos ni a los geográficos, que en vez de estados podría denominarlos “mundos”. La verdad es que Continúa leyendo…

Anuncios

Pensando a la inversa

 

Una vez, alguien al que no se le pone cara, ni nombre, ni creo que esté registrado en los anales de la historia o prehistoria, se le ocurrió pensar. «Se le ocurrió pensar»; esta oración parece que encierra un impulso anterior al acto mismo de pensar… pero voy a volver a donde estaba. El caso es que pensó cómo hacer algo, cómo hacer una cosa. Y parece ser que ello dio unos resultados, desconozco si deseados o no. Lo cierto es Continúa leyendo…

Onirismos y otras realidades

Sueños no soñados

Me zambullí al cielo, una noche de primavera tardía. Estaba entusiasmada, como nunca antes. Es más, hasta ese instante no sabía lo que era el entusiasmo. Siempre tan centrada en estar lineal, en ser lineal. Sin embargo, aquella noche, pertrechada de mi neopreno de piel cósmica y mi fusil de viento, me lancé a la captura de sueños, a la caza de motivos… Continúa leyendo…

La lucha por la excelencia

 

La palabra lucha es una de las que englobo en lo que yo llamo la secta psíquica. Esa, junto a trabajo, sufrimiento, debería, tengo que… y alguna más. Escucharla, independientemente del contexto en la que intervenga, me causa estupor, recelo, desconfianza, negación, negatividad, aturdimiento, agotamiento… Y mi cuerpo lo sabe bien.

La palabra lucha me inspira un resultado completamente opuesto al fin que en primera instancia se pretende. Yo lo llamo Continúa leyendo…

Si lo crees, lo creas (de verdad)

 

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.

Esta cita (o algo similar) la dijo en su día Henry Ford. Y estaba en lo cierto. Si no, para muestra, un botón.

De esto se ha escrito infinidad de veces, de las creencias, de lo que uno cree, de lo que uno piensa, de eso que se piensa mucho y se convierte en un hábito y del hábito consolidado que pasa a ser la creencia. Pero es que Continúa leyendo…

Onirismos y otras realidades

¿Atracción fatal?

Siempre sentí miedo de mirar ahí abajo. Tan lleno de características desconocidas o tan vacío de confort, no lo sé.  Y no sé si me da más miedo la oscuridad, esa bóveda abismal que se abre como si de un universo ultraterreno se tratase o que la curiosidad me arrastre hacia los confines del caos, o sí… Bueno, cualquier definición no deja de ser más que mi onírico inconsciente, jugando con mi mente a recrear ambientes derivados de Continúa leyendo…

Cuando la mente es tu peor compañía

 

Sin duda alguna, la mente es el procesador de información más sofisticado y asombroso que podamos concebir. Hasta tal punto esto es así que, el saber que aún no se sabe prácticamente nada de ella parece que le da más énfasis a esa aseveración.

Desconocemos cuáles son los límites de este potente ordenador biológico, si es que los tiene. Y al respecto también podemos objetar que Continúa leyendo…

Onirismos y otras realidades

El punto exacto

Hay un lugar, de apenas una micra de largo, en el que convergen todos los puntos posibles del Universo, todas las llegadas y las salidas, los encuentros y los extravíos, lo real y lo imaginario, lo físico y lo metafísico.

Existe un lugar que yo conozco, muy cerca de aquí, en donde lo imposible y lo posible se dan la mano, en donde se funden, como el azul y el amarillo, y Continúa leyendo…

Yo te honro, Tierra

 

En nuestro paso por el planeta, hemos asistido a un periplo evolutivo en el que la mutación no ha dejado de suceder. Hemos pasado por varias estaciones siempre dinámicas; de ser un minúsculo átomo flotando en un medio considerado líquido, a la deriva pero al amparo de una fuerza que todo lo mantiene en orden, a un organismo mayor y sensiblemente más complejo, fruto de las miles de combinaciones que Continúa leyendo…