Onirismos y otras realidades

El punto exacto

Hay un lugar, de apenas una micra de largo, en el que convergen todos los puntos posibles del Universo, todas las llegadas y las salidas, los encuentros y los extravíos, lo real y lo imaginario, lo físico y lo metafísico.

Existe un lugar que yo conozco, muy cerca de aquí, en donde lo imposible y lo posible se dan la mano, en donde se funden, como el azul y el amarillo, y Continúa leyendo…

Anuncios

Yo te honro, Tierra

 

En nuestro paso por el planeta, hemos asistido a un periplo evolutivo en el que la mutación no ha dejado de suceder. Hemos pasado por varias estaciones siempre dinámicas; de ser un minúsculo átomo flotando en un medio considerado líquido, a la deriva pero al amparo de una fuerza que todo lo mantiene en orden, a un organismo mayor y sensiblemente más complejo, fruto de las miles de combinaciones que Continúa leyendo…

Onirismos y otras realidades

Cuántico

Si alejo de mí el psiquismo un instante, puedo contemplar y comprobar cómo me uno a la Tierra, en ese rojo primigenio, a través de mis pies. Como raíces toscas y enervadas, retorciéndose confusa y ordenadamente, que penetran las rocas. Se abren paso profundamente para alcanzar su objetivo, el núcleo de Gaia.

Si alejo de mí el psiquismo un instante, puedo contemplar y comprobar cómo me uno al Cosmos, en ese violeta místico, que se vuelve blanco y luego transparente. Y cómo me disuelvo como éter en el éter, en el espacio, en el tiempo.

Si alejo el psiquismo un instante, veo cómo mis brazos se vuelven nebulosas, polvo extraño que deambula siguiendo patrones. Y cómo mis piernas se vuelven de color azul, añil, como las estelas incandescentes de las estrellas. Y mis pensamientos son agujeros negros que me empujan a lo desconocido del propio Universo, a ese punto sin situar en donde ni él mismo sabe que existe. Y el latido de mi corazón es tan sólo un quasar que esconde el misterio, cuyo pulso deja pistas en la nada que encienden la conciencia.

Si alejo el psiquismo un instante, puedo contemplar y comprobar que ayer y mañana y hoy son exactamente lo mismo que siempre y nunca, un acomodo elegido a la creída realidad física que se deriva de volver a entrar en el mundo de la mente

 

 

La resistencia, ¿fortaleza o debilidad?

 

Cuando pronuncio la palabra resistencia una especie de lluvia de hojitas de laureles parecen decorar la secuencia. Porque la resistencia suele emparejarse a actos heroicos, a luchas sin tregua por lograr un objetivo, a éxito frente a las adversidades, a musculosas mentes, impertérritas y de semblantes agotadamente satisfechos. La resistencia laureada en verdad tiene otro nombre, perseverancia. Y Continúa leyendo…

La religión que profeso

 

Siempre tuve por costumbre unir las dos manos, no sé si por imposición de un hábito religioso, eclesiástico o como respuesta a un impulso que habita escondido en lo más hondo de mi memoria.

No es sencillo explicar por medio de conceptos y palabras lo que ocurre cuando llevas a cabo ese sencillo mudra. Sin embargo, me puedo aventurar y decir que se inicia todo un despliegue de cambios y movimientos a nivel sutil que Continúa leyendo…

A solas con la fe

 

«Si no lo veo, no lo creo», me dices de esa forma tan altiva. ¿No te cansas de ser tan descreído? ¿No te pesa generar tanta racionalidad en la cabeza? Crees que yo soy el que hace todo mal, que tengo la culpa de que el hastío por la vida, por tu vida se haya instalado en tu procesador central. Y además crees que yo soy la causa de que hayan desaparecido tus ganas de mejorar esa condición tan Continúa leyendo…