“Pasajes y compases”

 

«Rick no podía más que derramar sus lágrimas calladamente mientras la estrechaba entre sus fuertes brazos, llorando por su vida, por sí mismo y por la mujer que en ese instante tenía en su seno.

—Lo siento mucho, Rick.

—Yo también lo siento, Maya.»

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.