Si lo crees, lo creas (de verdad)

 

“Tanto si crees que puedes como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.

Esta cita (o algo similar) la dijo en su día Henry Ford. Y estaba en lo cierto. Si no, para muestra, un botón.

De esto se ha escrito infinidad de veces, de las creencias, de lo que uno cree, de lo que uno piensa, de eso que se piensa mucho y se convierte en un hábito y del hábito consolidado que pasa a ser la creencia. Pero es que ciertamente “creo” que aquí está la madre del cordero.

En la escuela o en el instituto nos enseñan a pensar en lo que se pensaba en aquellos ancestrales días y lo que de ello se ha obtenido. Los grandes hitos, las grandes gestas, los grandes descubrimientos… O nos enseñan lo que hace todo el mundo, lo que debe hacer todo el mundo, “por su bien”; nos enseñan a generalizar y nos enseñan a creer en ciertas cosas. Nos muestran el resultado, mas no qué desencadenó dicho resultado. No nos enseñan qué mecanismo se pone en funcionamiento en el interior de esos hombres y mujeres y que de hecho es lo que hace que se lleven a cabo esos laureados logros. En otras palabras, no nos enseñan empezando por el principio, a conocer cómo funciona el pensamiento.

“Creo” que si todos supiéramos que siempre estamos en lo cierto, tendríamos más delicadeza y pondríamos más esmero a la hora de escoger qué pensar y, por ende, qué creer (qué crear) de la vida. Porque el resultado de una creencia es su manifestación en la realidad. Y aunque suene simplista, es simplista, si lo crees… Yo lo creo. Porque, tanto si es agradable como si no, una creencia siempre ofrece un resultado coherente con su vibración. O lo que es lo mismo, si quieres peras planta un peral o ve al supermercado a por ellas; no plantes un olmo.

Hasta creer lo no creíble, o lo increíble o… Venga, va… Lo voy a decir: hasta plantearse la posibilidad de creer lo que la mayoría no cree tiene una repercusión tan fuerte en el ser humano que, sin querer opta por creer sólo lo que está dentro de los límites establecidos. Hasta creer por nuestra cuenta puede ser un motivo de exclusión. Y para el ser humano sigue siendo más importante sentirse incluido y “calentito” que “emergerse”, como los grandes personajes que han hecho historia, no por sus logros sino como ejemplo claro de coherencia y fidelidad consigo mismos. Sacrificar lo que cada uno cree genuinamente para vivir en la incoherencia ajena pero políticamente correcta es lo que nos lleva a movernos en una vida sin sentido y decadente, es lo que nos lleva a fracasar con nosotros mismos.

Tomando como ejemplo las iluminadas palabras de Henry Ford o los centenares de contribuciones de mano de aquellos hombres y mujeres que creyeron sin dudar de lo que eran capaces, podemos aseverar sin miedo a equivocarnos que, no nos hacemos ningún favor ni se lo hacemos al mundo cuando pensamos y creemos lo mismo que todo el mundo. No aportamos a nuestra vida ni al mundo nada de nada cuando elegimos no considerar lo que nos dice el corazón por pensar que tal cosa es imposible, por creer que si no hay más personas que piensen así o estadísticas que lo confirmen no puede ser cierto, no puede llegar a ser real. Pero es precisamente su lenguaje, el lenguaje del corazón el que configuró la hoja de ruta de aquellos que han logrado ser uno consigo mismos y dejar su rúbrica en el ADN de la Tierra, del Universo. Y eso, no se logra repitiendo creencias, sino transcribiendo por medio del pensamiento el camino de tu propia creación.

No importa cuántas veces lo pienses, si no influye en tu manera de HACER las cosas todavía no lo has aprendido.”

Rafael Vídac

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.