La espiral turca

El abandono

El instinto primitivo que pervive en el ser humano lo inclina a sentir la necesidad imperiosa de andar en manada, respaldado y rodeado por ese calor que otorga la sensación de protección frente a las adversidades. La amenaza que conlleva el sentirse abandonado activa hoy esa reminiscencia ancestral y el hombre hace todo lo posible por burlar ese visceral recuerdo.

Maya llevaba consigo el sabor de la indiferencia. Una indiferencia consolidada por sus circunstancias personales que siempre la mantenían en el abismo, en el límite entre su instinto más primigenio y la posibilidad de sentir vida más allá de la soledad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s