La espiral turca

Lo que tiene valor

Tan lleno de aptitudes, tan aferrado al concepto de sí mismo, tan orgulloso de repetir lo que hace el resto, el ser humano escala por medio del esfuerzo y del sufrimiento un ranking que sólo habita en su mente. Pero nunca es suficiente para saciar el deseo del ego, que hace del vivir una constante lucha consigo mismo.

Maya se sentía vacía, hueca. Suponía que llevar una vida basada en los logros personales iba a transmutar su miedo vital en una segura zambullida en el mar de la tranquila opulencia, en donde el afecto y la admiración serían los elementos más valiosos de un tesoro que sólo era fruto de su imaginación. Hasta que comprendió que es en la paradoja, que es precisamente en el “darse” hasta quedar desprovista de la creencia de tener algo, donde se experimenta la riqueza de ser en toda su extensión.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s