El tejido de la proporción áurea

 

Lejos de trazar un plan o hacer un estudio previo para crear La espiral turca, la autora comenzó a tejer la novela sin ningún tipo de perspectiva u objetivo consciente con respecto a la trama. Los acontecimientos se suceden y van siendo los precursores de los siguientes. Las localizaciones, elegidas por predilección de la propia autora, curiosamente guardan una cierta similitud con la proporción áurea, una sinuosa espiral que se puede apreciar si se aparta lo suficiente de la mirada la construcción racional de la novela. ¿Casualidad o sincronía? Que el lector elija.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s