La espiral turca

El aprendizaje como experiencia

Sus años de camino, experimentándolo de mil maneras, otorgaron a Rick la capacidad de poder lidiar con una pequeña parte del universo humano. Sueños frustrados, dudas existenciales, pasiones con sabor a sufrimiento y esa calma que al final adereza la comprensión de lo que es la vida.Una experiencia que le sirvió para otorgarle maestría a su compromiso humano con las personas. Y a la vez también para procrastinar cuestiones internas.

No. A pesar de su gran conocimiento, había asuntos que no se atrevía a mirar, ni siquiera aunque se diesen forma ellos mismos. Una profunda negación que se topó de bruces con el influjo de Maya que, cual magnetismo lunar, hizo emerger los aspectos más ocultos de su ser.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s