Un descubrimiento llamado confianza

 

Llevo eones buscando lo que alguien una vez me dijo que sería la llave de la victoria. Un elemento intangible, invisible, escurridizo, fantasmal y, a estas alturas, creo que inexistente.

Al parecer es de la misma esencia que la fuente. Una dosis exacta y precisa de ese éter, por llamarlo de alguna manera, que abre todas las puertas, que produce todos los resultados, que concurre hacia la creación de lo posible y lo imposible.

He preguntado en muchas partes, a muchísimos seres. He consultado oráculos, he hecho sacrificios, he aprendido técnicas mágicas, he escudriñado lo prohibido y aún no he dado con su paradero.

A cada pista le sigue una nueva duda, a cada discernimiento le acompaña su fiel incógnita y así no se puede, no se puede. Sin embargo, me pregunto qué hace que, después de tanto espacio-tiempo siga buscando algo que sólo se deja entrever por aproximaciones lejanas. Parece utópico pero, la conciencia es inmensa y sus mediciones relativas.

¿Será que es la relatividad la que la guarda, la que la esconde? ¿O será más bien que es mi empeño en ponerla a buen recaudo lejos de mí?

¡Ah! ¡Rayos y centellas! Ya no sé ni lo que pienso. El pensamiento huye de mí, de mi propio control. Y ya estoy demasiado viejo para querer ir tras él, para analizar todos y cada uno de sus movimientos. En verdad, lo prefiero así. Estoy cansado de cumplir la norma, la que me exhorta en saber en todo momento qué soy, qué hago; la misma que me obliga, luego de aclarar los primeros, a que los meta en una maleta ficticia y, aferrado a ella como si mi vida estuviese ahí dentro, me dirija a un lugar, me comprometa con un cometido que nada tiene que ver con las reseñas que llevo.

No lo había visto de este modo, se ve que ya me queda poco de cuerdo y mucho de… de… oh, Dios mío. ¡Dios mío! ¿Esto es? Así que, ¿esto es lo que se siente? ¿Es esto lo que me ha traído aquí y que ha marcado el significado de mis días? ¿Algo tan nimio, tan irrisorio, tan ínfimo pero tan inefable como sentir, aunque sólo haya sido durante un pequeñísimo segundo, que la clave mora en el modesto acto de serse  sin pensarlo? ¿Que es la ausencia de interés mental la que hace posible el surgimiento de una verdad que no necesita del hallazgo como punto de partida?

¡Por las puntas de mis dos pelos! He ahí una verdad llamada confianza que no es de este mundo, ni de ninguno en el que haya estado. Una verdad que no sabe de oráculos, ni de sacrificios, ni de magia, ni de nada que tenga tras de sí el empuje de desear algo, de querer algo, más que el estúpido y simple hecho de poner un pie tras otro en el sendero del corazón.

Ahora entiendo la leyenda de Neo y sus ojos abrasados. Que cegada su visión no necesitaba ver para saber. Y cómo su avance era más certero una vez  desprovisto de la dependencia al mecanismo de comprobar lo que los ojos creen que ven. Un avance firme que con confianza, con fe, sólo podía llevarlo al único lugar real: hacia sí mismo.

La confianza; penetrarse en la misma zambullida al vacío, a mi vacío, al abismo que la mente cree por alma. Y con una sonrisa de entrega en medio de esa apertura, comprender, por el inexorable sentir que entraña el momento de descubrirse finalmente sostenido, que es el propio vacío el que no me deja caer, el que me agasaja, el que me crea, el creador, Dios, la llave y la victoria… mi victoria.

 

“Confianza: creerse, crearse con los ojos cerrados.”

Ermelinda

 

Anuncios

2 comentarios en “Un descubrimiento llamado confianza

    • Una de mis pasiones, escribir, viene a manifestar lo que considero el cometido de mi existencia: Aportar al mundo mi granito de arena o mi chispita de luz a este inmenso proyecto que hacemos entre todos, llamado vida. Muchísimas gracias por leerme, Juan Antonio y por tu aporte maravilloso también. Un abrazo inmenso.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s