La espiral turca

La confianza, la fe

En cada uno de los seres humanos existe un sentimiento de insondable misterio. Desde la óptica física, asusta y sobrecoge. Sin embargo, desde la perspectiva inmaterial de las emociones, se podría acceder a la confianza de saberse unido al lugar del que se procede, el Universo.

Maya, siempre presa de la ley de causa y efecto, entendiéndola erróneamente como acto y castigo, probó a confiar en su corazón y sólo de esta forma su mente aprendió a ver en cada acto la entera responsabilidad de sus acontecimientos. El temor a algo mayor y desconocido para ella pasó a convertirse en la seguridad de que sus pasos siempre serían guiados.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s