Banda sonora para un libro

 

La pasión de Ermelinda por la música no tiene fecha en el tiempo. Desde que fue capaz de registrar en su memoria los acontecimientos de su existencia, siempre ha ido asociando temas musicales a sus vivencias, algo así como ponerle banda sonora a su propia película vital.

Para ella la música, un elemento fundamental e indispensable en el que basarse, apoyarse, inspirarse, se vuelve imprescindible a la hora de  entender el comportamiento de las experiencias.

Lo mismo ocurre con La espiral turca; en ella, la autora establece claramente una asociación entre los acontecimientos de la trama con temas musicales que inspiran al intelecto lo que quiere transmitir.

Si bien es cierto que la interpretación del lector es algo subjetivo, en este caso, ella ha desarrollado un proyecto literario compuesto, en donde no podía faltar el estímulo sensorial, creando así una simbiosis artística.

 

 

Selección musical en La espiral turca:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s