La espiral turca

Un microcosmos

No es descabellado pensar que el ser humano sea un microcosmos, un vasto Universo a escala reducida, en donde tienen cabida todo tipo de fenómenos, flujos y reflujos que escapan al sentido común. Decir que cada uno es un mundo es cuando menos grandioso al reconocer en lo más profundo que cada ser es irrepetible, un pilar fundamental en el orden de la existencia.

Pero Maya no lo sabía; pensaba que lo ideal era responder a una serie de requerimientos preestablecidos, en donde la obediencia y el acato eran las máximas cualidades de una persona, las máximas para que el mismo mundo siguiera en equilibrio. Y no entendía por qué no era feliz haciendo lo correcto, hasta que comprendió que el orden no es orden mientras no se sea en la alegría de la completa libertad.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s